16 de junio de 2021

Polisemia e ideología: ¿por una educación democrática, social verde y feminista?


Hoy, los docentes catalanes han recibido un correo electrónico en el cual el nuevo Conseller d'Educació presentaba su equipo, el que debe regir durante los próximos cuatro años el proyecto educativo de la Generalitat republicana. En el penúltimo párrafo de la misiva, Josep González i Cambray afirmaba que "estamos a vuestra disposición, y avanzaremos juntos para (sic) una educación más social, democrática, verde y feminista".

Bien, la primera medida de calado en pos de esta educación social, democrática, verde y feminista, ha sido extender el poder de los equipos directivos para seleccionar a los substitutos sin necesidad de respetar los principios de transparencia y mérito. Uno no acaba de ver que la arbitrariedad y la carencia de reglamentación sea más democrático, ni mucho menos más verde o feminista, pero puedo estar equivocado...

¿Ideología pura y dura? ¿Mistificación y falseamiento de la realidad al amparo de la polisemia y la hipérbole? ¿O será que "las palabras tienen amo", como decía Lewis Carroll?

 

15 de junio de 2021

Nada nuevo bajo el sol: una breve nota curiosa sobre la moda del "aprendizaje competencial"

 

Preparando una charla sobre la historia sindical en el ámbito de la enseñanza en Catalunya, se topa uno con la "Orden de 22 de marzo de 1975 por la que se desarrolla el Decreto 160/1975, de 23 de enero, que aprueba el Plan de Estudios del Bachillerato, y se regula el Curso de Orientación Universitaria", dependiente de la Ley General de Educación de 1973, la ley educativa franquista, y no puede por menos de hallar una sorprendente proximidad entre sus finalidades y las que hoy día se proclaman desde la mayoría de las instituciones de representación política y el "bonismo" pedagógico neoliberal y pseudoizquierdista, acerca de la necesidad de profundizar en los aprendizajes significativos e interrelacionados, potenciar los valores y abandonar la "acumulación memorística" de conocimientos.

En la citada orden se señala que "los Centros docentes deben tomar en consideración la complejidad del proceso educativo que no puede limitarse a la transmisión de conocimientos, por lo que deben llevar a cabo la programación de otras actividades de carácter formativo que son indispensables para cumplir las finalidades que el artículo 22 de la Ley General de Educación señala para el Bachillerato" (sn).

¿Y cuáles son esas finalidades que señala el artículo 22?

"Uno. En el Bachillerato se concederá una atención preferente a la formación del carácter, al desarrollo de hábitos religioso-morales, cívico-sociales, de estudio, de trabajo y de autodominio y a la educación física y deportiva. Todo ello, en un ambiente que propicie la colaboración con los demás y el entrenamiento progresivo en actividades y responsabilidades sociales.

Dos. El contenido de las enseñanzas tenderá a procurar una sólida base cultural, desarrollándose aquéllas con criterio progresivamente sistemático y científico, con el fin de lograr, más que el acopio y extensión de los conocimientos, la capacitación para organizar aquéllos en síntesis coherentes y para interrelacionar las nociones.

Tres. Se organizarán actividades en las que el alumno aprecie el valor y la dignidad del trabajo y vea facilitada su orientación vocacional."

Tachemos alguna palabra como "religioso" o "carácter" y actualicemos términos que se utilizan poco como "hábitos" y "formación". El resto, ¿no habla de el desarrollo de valores morales y cívicos, de crear un ambiente que propicie la cooperación y la ciudadanía? Y cuando se dice que se debe lograr "más que el acopio y extensión de los conocimientos", la capacidad (o competencia) de organizarlos en síntesis e interrelacionar los conceptos ¿se está demasiado lejos de la jerga competencial y sus transversalidades, ámbitos, significatividades, proyectos, etc?

Vale, el punto tres puede admitirse que no suena demasiado cercano. Mas ¿no será porque ya no es necesario que los alumnos aprecien el valor del trabajo y porque su orientación ya no tiene que ser vocacional?

11 de junio de 2021

Retorno a la poesía: Moga

 

Tras una larga temporada lejos de la poesía, ocupado el tiempo en abordar un ensayo sobre moralidad que se ha alargado más de lo previsto así como las sucesivas escrituras y reescrituras del libro anteriormente conocido como Rememoración por fin concluido, hace unos días la emprendí con la traducción castellana de la poesía completa de Herbert. Una buena forma de volver a ella que aun lo ha sido más al reencontrarme, física y literariamente, con Eduardo Moga y leer de un tirón, al mismo tiempo, dos de sus últimos libros, Mi padre y Tú no morirás

Dúo de poetas que se transforma en tríada y, pronto, en multitud, pues de la misma forma que hay dos Herbert bien distintos e incluso varios más conforme se avanza por el volumen, los dos libros de Eduardo pertenecerán fácticamente al mismo autor, pero corresponden a dos poetas bien diferentes aunque se puedan trazar entre ellos proximidades y concomitancias. 

El poeta de Mi padre es sobrio, contenido, crudo y cruel, de un lirismo que casi no es, tal que se podría decir que está próximo a un grado cero de la lírica. En cambio, el de Tú no morirás, se acerca más al poeta torrencial de Insumisión y Muerte y Amapolas en Alexandra Avenue, a ese poeta corporal, avasallador, a ese escritor excesivo y del exceso. Si de Mi padre uno destacaría la fuerza de la cohesión entre el texto y la experiencia, la brillantez del retrato y la insobornable voluntad de verdad, de Tú no morirás, resaltaría la belleza de los poemas que toman como eje de su composición el desamor. Los amorosos no les desmerecen en absoluto, pero tal vez por la enorme codificación del amor en su sentido positivo (como plenitud, correspondencia, presencia o ímpetu) en el repertorio de la literatura castellana, de la que uno confiesa estar saturado, o, especialmente, porque el amor como motivo poético me parece más pobre en matices y detalles, menos flexible y abierto, menos lábil y ambiguo que su contrario -o si se prefiere que él mismo en su sentido negativo, en su dimensión de falta, carencia, ausencia o pérdida-, donde más descuella el libro es en aquellos en que la voz del poeta se entrega al lenguaje de la privación: aquí el segundo Moga (o el primero) resulta, además de persuasivo y convincente, sencillamente, magistral, memorable.

"Soy yo el que anda por el pasillo, sin otra aspiración ni destino que encontrarme conmigo al final del pasillo. Soy yo el que ve las cosas,que, perserverantes en ser cosas, enclavadas en su vuelo, pasan junto a mí. Soy yo el que se adentra en un espacio sin nadie, en el que encarno a todos los seres posibles. Soy yo el que sobrenada en una ausencia en la que solo estoy yo. 

    La taza que sostengo no conoce otra mano que la mía. Ni otros labios. Ni otra sed. 

    El té que bebo es la única realidad del universo.

    Nadie más que yo oye este silencio que se adensa entre paredes de piel y paredes de ladrillo. 

    Mi desnudez no conoce otro escándalo que el que me devuelven los espejos.

    El sudor me amortaja. 

    Ojos, testículos, latidos: míos, solos. 

    El pájaro que canta, y cuyo canto rasga el lienzo azulado de la tarde, comparte mi soledad. 

    También el sol está solo. 

    El yo no es otro: el yo es este agolpamiento de cavidades que me sepulta; el yo, caparazón de sombra, ceñido por quebraduras vertiginosas, me abruma y me desampara; el yo me impregna de sus fluidos sólidos, de su latitud omnipresente. El yo es lo que alcanzo a ver cuando cierro los ojos. La nada se hermosea de tiniebla, una tiniebla rígida: eso soy. La plenitud se vacía y sus sedimentos me acometen: me desordenan. El yo se expande braceando como un lunático: con la venenosa elegancia de una medusa, con sus hilachas hostiles, abraza las estanterías de los libros, y alisa las naranjas del frutero, y se duele de que el reloj funcione, y chilla sin despegar los labios.

    Todo es yo, y nada soy".

7 de junio de 2021

Una efemérides: 70 años de la ejecución de Otto Ohlendorf


Uno no acostumbra a utilizar las efemérides como motivo ni literario ni reflexivo. No obstante, como las excepciones confirman la regla, haré una hoy y otra más el próximo 25 de junio.

La primera. El 7 de junio de 1951 Otto Ohlendorf fue ejecutado en la prisión de Landsberg en cumplimiento de la sentencia dictada por el NMT (Nuremberg Military Tribunal) en el caso número 9: The United States of America against Otto Ohlendorf, et al. Junto a él fueron colgados los también oficiales de los Einsatzgruppen Paul Blobel, Erich Naumann y Werner Braune, así como el responsable de la Oficina Económica y Administrativa de las SS (WVHA), Oswald Pohl y los oficiales de campos de concentración Hans Schmidt y Georg Schallermair. Fueron los últimos nazis ajusticiados en el marco de los procesos de Nuremberg. Aunque el cumplimiento de la sentencia se produjo con bastante posterioridad a su enjuiciamiento y condena, hasta el punto de que Joseph Billing en la revista Le Monde Juif, en marzo de 1951, no descartaba la suspensión de su pena y su posterior excarcelación, como había sucedido antes con otros destacados criminales de guerra nacionalsocialistas. 
 
Y esta posibilidad de conmutación de la pena y la posterior excarcelación del responsable del asesinato de varias decenas de miles de judíos, entrevista por algunos en los primeros meses de 1951, ejemplifica un problema, un "caso límite", para el abolicionismo radical respecto a la pena de muerte. ¿Realmente consideraríamos que la declaración de guerra de Estados Unidos contra Otto Ohlendorf fue inútil e innecesaria, como Beccaria consideraba que era la pena de muerte? El jurista italiano escribía en el capítulo XXVIII de De los delitos y las penas: "No es, pues, la pena de muerte derecho, cuando tengo demostrado que no puede serlo, es sólo una guerra de la nación contra un ciudadano, porque juzga útil o necesaria la destrucción de su ser. Pero si demostrase que la pena de muerte no es útil ni es necesaria, habré vencido la causa en favor de la humanidad". En este caso, ¿hubiera vencido la causa de la humanidad si el SS hubiera sido excarcelado, como varios de sus conmilitones, en 1958?

En castellano disponemos de un texto espléndido para aproximarse específicamente al personaje de Ohlendorf desde una óptica global. El artículo de Ferran Gallego "Otto Ohlendorf en perspectiva. Radicalismo ideológico, ingeniería social y violencia de masas en el fascismo alemán" (2016) es un interesantísimo estudio que contextualiza su figura y describe eficazmente los elementos nucleares y distintivos del nacionalsocialismo a través de ella.

Menos detallados, pero también dignos de tener en cuenta si se quiere obtener una impresión menos detallada, son el clásico de Heinz Höhne, La orden de la calavera (primera edición en alemán de 1967), que ilustra el paradigma dominante en la historiografía sobre el responsable del SD-Inland durante la segunda mitad del siglo, o el más contemporáneo Creer y destruir. Los intelectuales en la máquina de guerra de las SS de Christian Ingrao (edición original en francés de 2010), que impugna esta perspectiva antaño hegemónica.

Finalmente, una aproximación útil por sus fuentes y por los documentos que utiliza, la ofrece la tesis doctoral de Jennifer B. Capiani An 'Alter Kampfer' at the Forefront of the Holocaust: Otto Ohlendorf Between Careerism and Nazi Fundamentalism (2017).

--------

Por un cierto sentido decadente del pudor he omitido la fotografía del cadáver de Ohlendorf. Si alguno está interesado, el documental de National Geographic Einsatzgruppen: Los escuadrones nazis de la muerte (2009), la reproduce tranquilamente. Algunas fuentes señalan que tardó mucho en morir. El rcitus de sus manos en el cuello y su expresión parecen corroborarlo....

23 de mayo de 2021

De la Autonomía Obrera a la Actualidad


Leyendo Días de sueños y de plomo de Alessandro Stella, relato de su experiencia como activista autónomo durante la "década de la insurrección" en Italia, y apartando las punzadas de nostalgia por una juventud pujante y corporal en la que celebrábamos a Lenin a través de Toni Negri y releíamos el marxismo desde el obrerismo (como intentamos explicar a través del número de la revista Anthropos dedicado a este último), resulta difícil aceptar que la "izquierda realmente existente", en cualquiera de sus variantes políticamente radicales que no sean grupusculares, apenas hable hoy día del rechazo al trabajo, y de la alienación y la explotación concreta, individual, singular que produce, más allá de su utilización como elemento sistémico o retórico en el marco de una descripción general del "sistema".

Esta izquierda alternativa parece preferir poner el acento en la lógicamente justa revindicación de los derechos civiles y vehicular a través del feminismo, la inclusión o los derechos de las minorías, la transformación social. A su favor cabe decir que aquellos que esperaban que con el simple cambio de las condiciones objetivas de producción y distribución se produciría el cambio social y con él el de "las mentalidades", las conciencias o las subjetividades, han visto desmentidos sus vaticinios por la tozuda realidad. Ahora parece que creemos que con la modificación del polo de la conciencia subjetiva será como acontecerá el Gran Cambio o lo que sea.

El problema es que priorizar esta vía y desatender la otra:

a) podría dejar intocado el marco de las relaciones económicas (antiguamente llamadas "de producción") y perpetuar la reproducción del orden social solo que reemplazando con nuevos actores determinadas posiciones en el campo de la organziación productiva;

b) se aleja radicalmente de la tradición marxista. De hecho, en rigor, no tiene mucho que ver con ella pues supone postular la independencia de la conciencia respecto a sus condiciones materiales de existencia. Filosóficamente, el principio fundamental de la especulación marxista es que el "ser social precede a la conciencia", que ésta es el fruto de su situación social e histórica. Invertir o ignorar este presupuesto y alejarse del marxismo no es en sí grave, pero puede llevarnos a donde Marx y Engels denunciaban que conducían las propuestas de los socialistas utópicos: a ensoñaciones que apenas permitían incidir en la mejora de las condiciones de las clases sociales más depauperadas y que se agotaban en sus propias formulaciones o en experimentos minoritarios que acaban siendo fagocitados por el entorno.

La obra de Marx y Engels, si es tomada como dogma y no como hipótesis racional y razonable con una notable potencia descriptiva, si es banalizada y vulgarizada, puede ser peligrosa: la historia de la URSS, China o Camboya lo han demostrado suficientemente. Mas no tener en cuenta sus análisis y prescindir de ellos también puede serlo.
 

Recuerda Stella: "... decidimos crear un comité obrero de la zona, y lanzar una campaña contra las horas extras y la jornada laboral del sábado, guiados por el objetivo de «trabajar todos, trabajar menos». Después de los «Gloriosos Treinta», el pleno empleo había llegado a su fin, bajo la presión delas deslocalizaciones, la demanda cada vez más urgente de los accionistas de reducir los costes laborales para obtener más beneficios, y los empresarios de la patronal que habían recurrido al chantaje del desempleo para frenar las reivindicaciones sobre los salarios y las condiciones de trabajo. El objetivo propuesto fue bien recibido por muchos obreros, que desde hacía una década quería, o, disfrutar más del bienestar familiar, del personal y mental, pasando pasando menos tiempo en la fábrica y más fuera, para go zar de la vida. Y no deseaban volver atrás. No se trataba de un objetivo nuevo en la historia del movimiento obrero, más bien todo lo contrario; ya durante la primera mitad del siglo xrx, en las primeras legislaciones sobre el trabajo, se habían hecho progresos limitando en particular el trabajo de niños y adolescentes a «solamente» 12 horas al día. La conquista de vacaciones pagadas, conseguida por nuestros abuelos, y la de nuestros padres de 40 horas semanales no satisfacían a los jóvenes obreros de ese momento: soportaban mal las ocho horas en la cadena de montaje; el culto al «valor del trabajo» no tenía interés; la nueva generación de trabajadores anhelaba disfrutar del tiempo libre".

13 de mayo de 2021

5 de mayo de 2021

Treblinka a pesar de Madrid


Hoy el previsible resultado de las elecciones en Madrid satura el horizonte. Leo a algunos queridos y conocidos poetas que dudan entre la desesperanza y el "exilio" y otros que aun no se explican lo que ha sucedido. No hace falta más que mirar al resto de Europa o USA: cuando la izquierda política se convierte en simplemente moral (o más bien moralista), cuando abdica de la tarea de la redistribución de la riqueza y el fin de la explotación laboral para centrarse y concentrarse preferentemente en los derechos civiles apelando al sentimentalismo y al populismo, entrega buena parte de sus partidarios al totalitarismo negro; no se puede olvidar de la mayoría y descuidar la dimensión económica de la justicia social.

Quizás en preparación de los tiempos duros que puede que se avecinen, con los extremos polarizados y refractarios a la argumentación y la racionalidad, y un modo de producción y distribución para el que no parece haber alternativa viable a corto plazo, haya que seguir leyendo acerca de lo que ocurrió durante el siglo pasado en Europa y permanecer vigilantes y escépticos ante los cantos de sirena dogmáticos y simplistas que proliferarán y probablemente se intensificarán. 

Parecería que ya todo está escrito y leído pero es de temer que no sea así en absoluto. Un ejemplo: en los numerosos testimonios de las víctimas de la destrucción de los judíos europeos que se han popularizado en las últimas décadas, la necesidad del tratamiento literario parece haberse aliado con la comprensión "industrial" y aséptica del genocidio nacionalsocialista, postergando la crueldad y la brutalidad (violaciones, mutilaciones, torturas, asesinatos feroces...) a la periferia de los acontecimientos: como si el modelo del "tratamiento especial" de los transportes de los judíos húngaros a Auschwitz (frío, mecánico, masivo, pero aparentemente más civilizado y menos salvaje que los fusilamientos en el Este) fuera extensible a todas las facetas del exterminio. Ya Daniel Jonah Goldhagen (Los verdugos voluntarios de Hitler) criticó este desplazamiento del acento que marginaba el odio visceral y la voluntad criminal consciente y conocida, para beneficiar en su lugar la banalidad, el cumplimiento de las órdenes, la burocracia o la irreflexión. 

Las memorias de uno de los escasos supervivientes de Treblinka, Chil Rachjmann, que no vieron la luz hasta después de su muerte en 2004, inciden, como las del Sonderkommando Filip Müller (Tres años en la cámara de gas), en esta experiencia cualitativamente distinta de las que Wiesel, Kertesz o Klüger, han retratado y que se contrapone al escenario "Auschwitz": en Treblinka el asesinato de los judíos se revela mucho más próximo a Ruanda, Armenia, las Cruzadas o las sevicias de la antigüedad, que al crimen fabril y desapasionado, científicamente organizado. Un relato que no concede una pausa, una reflexión, un instante retórico de distanciamiento, embellecimiento o reflexión: casi pura y casi desnuda exposición de hechos, cerca del grado cero de la narración que, en Treblinka, fue grado cero de la atrocidad, un grado casi inimaginable.

29 de abril de 2021

El video de la presentación de "El informe Ohlendorf"

 

El vídeo de la presentación telemática de El informe Ohlendorf con la inestimable colaboración de Eva Serra, Xavier Massó, Robert Veciana y Ferran Gallego. Diría que fue un interesante intercambio de opiniones sobre la novela, por supuesto, pero también sobre Otto Ohlendorf, el nacionalsocialismo o la Shoah.

21 de abril de 2021

Ahora sí, presentación telemática de "El informe Ohlendorf"

 

Ahora sí, con planes B, C, D, etc. frente a posibles contingencias, el próximo miércoles 28 de abril a las 19:00, mediante la plataforma Zoom, presentaremos El informe Ohlendorf en compañía de Xavier Massó, Robert Veciana y, presentando, Eva Serra. Sois bienvenidos. El enlace para el acto (esta vez sin registro previo para ahorrarnos complicaciones): https://zoom.us/j/96413782962

20 de abril de 2021

Una entrevista sobre "El informe Ohlendorf"

 

La revista digital Catalunya Vanguardista ha publicado una entrevista en torno a la novela El informe Ohlendorf. Mi más sincero agradecimiento. En breve el segundo intento de presentación virtual. Esta vez sí.

14 de abril de 2021

El video de la presentación telemática de "El fin de la educación"

 

 

Esta tarde hemos pasado un par de horas muy agradables conversando sobre El fin de la educación y el ocaso de la educación ilustrada, el hundimiento de nuestro modelo de enseñanza, en compañía de Xavier Massó, Alberto Royo, Enrique Galindo, Olga García y Eva Serra. Un placer volver a sentirse arropado en un entorno tan cercano, conceptual y afectivamente, aunque vaya acompañado de una impresión agridulce por el curso de los tiempos...

12 de abril de 2021

Presentación telemática de "El fin de la educación"


 

Este miércoles, mediante la plataforma Zoom, tendrá uno la ocasión de contribuir, a la difusión del magnífico ensayo de Xavier Massó, El fin de la educación, participando como invitado en la presentación. Se trata de una reflexión lúcida y persuasiva sobre el estado actual del sistema educativo y las causas que han conducido a su desmantelamiento como instrumento de justicia social, sin nostalgias ni emotividades estereotipadas. No es el menor de sus méritos el servirse de buena parte de la narrativa marxista, sin dogmatismos y con la prudencia de no confundir los deseos (o los objetos teóricos) con la realidad, para llevar a cabo su diagnóstico. Quizás debería decir "Abstenerse apologetas de la innovación y del progresismo trivial" pero también estos serán bienvenidos. Espero estar a la altura.

Registro gratuito aquí.

12 de marzo de 2021

Pablo: de nuevo en el campo

 


Yo no he muerto en Mexico, la cuarta novela publicada de Pablo, ya está en las librerías: como él diría, "ha vuelto a las pistas". Hace años publicó una primera versión en su Blog ("Caja negra") que, como las pretéritas grabaciones de los 70, ha "remasterizado" y, presumo, al hacerlo ha puesto en marcha otro texto diferente que espero no sólo como hermano, que también, sino como lector que ha disfrutado extraordinariamente de las tres anteriores y de alguna inédita. Aunque la expresión parezca demasiado grande, y lo sea, no falto a la verdad si digo que la fascinación que me han provocado su prosa, brillante y espléndida, la riqueza de sus tramas, la fuerza de su imaginación narrativa, su imprevisibilidad o la seductora combinación de buena parte de lo mejor de la tradición canónica, la cultura popular y la reflexión filosófica y política, hacen que desee leerle independientemente de los vínculos que nos unen y que no son meramente biológicos.

Cuatro novelas en el mercado (más las que hasta dónde conozco puede tener en el cajón) ya delinean una "obra" que merece una fortuna acorde a su calidad. No faltándole el beneplácito de la crítica, aunque uno nunca sabe si en el futuro será el motivo de alegría que es ahora, confío en que la difusión de sus textos alcance la altura que debe. Por mí no quedará. Por sus creaciones tampoco.

¡Ya es la hora de los Washington Generals! ¡Olvidemos a los Globetrotters!

9 de marzo de 2021

El que espera desespera: presentación telemática de "El informe Ohlendorf"

Pues eso, que a fuerza de esperar uno puede llegar al hartazgo así que he resuelto presentar telemáticamente El informe Ohlendorf el próximo miércoles 17 a las 18:00 mediante la plataforma Zoom.

Me acompañarán la periodista Eva Serra y dos buenos amigos y, sin embargo, excelentes lectores y críticos: Xavier Massó y Robert Veciana.

Por supuesto todos sois bienvenidos.

https://zoom.us/webinar/register/WN_f9mYYCxuRgWiSWwO09HO1A




5 de marzo de 2021

Rivadulla

Ahora que los apologetas y detractores de las declaraciones de Pablo Rivadulla Duró (aka Pablo Hasél) se han quedado roncos y que tanto los manipuladores mediáticos de todo signo, que han amortizado su caso suficientemente, como los ansiosos buscadores de causas o atentados empiezan a mirar hacia otro lado, quizás sea el momento de apartar sectarismos, histerias y apresuramientos y analizar el caso y sus repercusiones con un poco de cuidado y reflexión como ha realizado el antropólogo Manuel Delgado en esta entrevista ("Básicamente es una revuelta y ya está") centrándose en los incidentes que las últimas semanas se han producido en Barcelona.

23 de diciembre de 2020

A la espera de las presentaciones

 

 

A la espera de que se pueda presentar El informe Ohlendorf como de costumbre, o más bien como estábamos acostumbrados, Eva Serra, directora de la revista digital Catalunya Vanguardista que iba a encargarse de la presentación de la novela en Barcelona, ha elaborado un video para este "mientras tanto" que, de momento, se ha instalado en nuestra cotidianidad. Ha contado con la colaboración de Rubén Arve. Muchas gracias a ambos y ojalá no se posponga demasiado en el tiempo este ritual que nos da la ocasión de visitar la República de las Letras por unas horas.

8 de noviembre de 2020

Y ahora El informe Ohlendorf en las calles

Y, casi un año después, El informe Ohlendorf sale del ciberespacio para aterrizar en estas calles menos concurridas que de costumbre y, a días, casi vacías. Publicado por la editorial Onuba, ha tenido la mala fortuna de abandonar la imprenta justo cuando ha comenzado la nueva tanda de restricciones así que, de momento, la presentación prevista -aunque todavía no anunciada-  para este mes en el Ateneu de Barcelona se pospone. Es de suponer que si la situación no mejora sustancialmente deberé contentarme con un acto online que se celebraría en las próximas semanas, esperemos que antes de Navidad. Entretanto, si a alguien le apetece, la edición es mucho mejor que la publicada en Amazon y puede adquirirse bajo pedido en la web de la propia editorial.

13 de noviembre de 2019

El informe Ohlendorf en las calles (eso sí, en las del ciberespacio...)


Mientras el poemario que había denominado Rememoración así como otro escrito el año pasado, todavía sin título, continúan su lento, lentísimo, proceso de reescrituras, correcciones, cajón (más bien disco duro extraíble), relecturas, reescrituras y vuelta al cajón, he decidido acabar con los infortunios de la novela que concluí hace algunos años y que esperaba llegar a publicar antes de 2020 (eso decía en 2011 y si me descuido...). Un par de docenas de negativas, varias propuestas que eran en realidad coediciones simuladas (y no tan simuladas, alguna era un descarado timo) e incluso una propuesta inicial que no pasó de eso, de inicial, han acabado con mi paciencia así que, aprovechando las ventajas de la edición en tapa blanda de Amazon, he preferido dejar de perder el tiempo (y el dinero) y publicar allí El informe Ohlendorf pese a los reparos prejuiciosos en favor de las pequeñas librerías, la edición artesanal, las editoriales independientes y todo eso. También está disponible una versión para Kindle. Podéis echarle un vistazo, y si os apetece, comprarlo aquí.

Me gustaría poder decir que reanudaré pronto este cuaderno, como era mi intención, en lugar de limitarme a consignar, como en los viejos tiempos, algunas notas rápidas en un dietario privado de los de papel, pero la lentitud de la escritura poética y un proyecto complicado (y complejo) de reflexión a partir del retorno a Nietzsche, otras lecturas y lo sucedido estos últimos años en Catalunya, hacen poco probable retomarlo en un futuro inmediato. Hasta entonces...