4 de marzo de 2015

Algunas observaciones en torno a la "sociedad del espectáculo" (III)


Hoy día, en gran parte de nuestro mundo, el espectáculo no parece un simple acto representativo, algo accesorio, sino el núcleo mismo de la interacción: la propia realidad social.

Debord en su célebre opúsculo La Société du spectacle (1967), que lanzó a la arena mediática el concepto, ya señalaba al respecto: “El espectáculo, entendido en su totalidad... no es un suplemento del mundo real, una decoración sobreañadida. Es el núcleo del irrealismo de la sociedad real” (p39 de la trad. castellana de José Luis Pardo, 1999). Y ése sería uno de los desniveles de la orografía espectacular contemporánea comparándolo con la de otras épocas: ahora lo que representa, el signo, la copia, la imagen, el medio, no es, como para el anciano Platón, un grado inferior en la escala ontológica, una sombra de lo representado, de la cosa, del referente, del original, sino la fuente de la luz de éste. No es el evanescente ornamento de una materia densa, la excrecencia ociosa de un trabajo substante sino una fuente de substancialización, de realidad.

2 de marzo de 2015

Uno recomendaría (23/02/2015-01/03/2015)


Uno recomendaría, entre sus lecturas de esta semana:

"La ciudad de la verdad" de Gregorio Luri.

"En Veritas, la Ciudad de la Verdad, imaginada por James Morrow (The City of Truth)  los ciudadanos no pueden sino decir la verdad.
No importa lo inconveniente que pueda ser. No pueden evitarlo: están condicionados para ser siempre transparentes los unos con los otros. No dicen ni mentiras, ni medias verdades, ni mentiras piadosas, ni usan eufemismos y las consideraciones sobre los efectos de su sinceridad simplemente son inexistentes"...

1 de marzo de 2015

Live Long and Prosper



El viernes falleció Leonard Nimoy, Mr. Spock. Una figura tan importante en el imaginario de uno, junto al capitán Kirk y el Enterprise, como lo podrán ser Albertine, Mr. Charlus y Combray, que se han incorporado estos últimos meses, o la familia Buendía y Macondo, Ada, Van Veen y Ardis Hall y tantos otros que lo han ido poblando desde hace muchos años. De hecho, es anterior a casi todos ellos. Uno de los más antiguos, junto a Tarzán y Zuanthrol de Edgar Rice Burroughs. Procede de aquellas tardes de domingo de La conquista del espacio y, especialmente, del episodio "Miri" en que el Enterprise responde a una llamada de auxilio procedente de un planeta que resulta exactamente igual a la antigua Tierra, a la que tratan de volver desde hace años los intrépidos tripulantes, y en cuyas desiertas ciudades sólo quedan, como únicos habitantes, niños enfermos y en estado salvaje. Luego llegarían las películas, el culto... pero aquel capítulo, que fue uno de los primeros videos que obtuve de la Comunidad con la primera conexión de "banda ancha" (?) comprada a mediados de los noventa, junto a La luna de Bertolucci, se incorporó a mi memoria espectacular y allí se quedó. McCoy, Kirk, Spock, Miri y aquella Tierra desolada convivieron desde entonces con la multitud de imágenes procedentes del panteón canónico de ese arte que jamás ha podido reducirse al consumo de masas pero sin ofrecerse como miembros de una clase inferior: eran ciudadanos de pleno derecho de la República Imaginaria.

Por cierto, haciéndose honor a sí mismo como personaje, su último tweet, pocos días antes de su muerte, ejemplifica uno de los rasgos distintivos de la "sociedad del espectáculo" tal como uno la está pensando estos días: la erosión de los límites entre actor y espectador. Escribió Nimoy  "A life is like a garden. Perfect moments can be had, but not preserved, except in memory. LLAP". LLAP: Long Live and Prosper, el saludo vulcaniano...

27 de febrero de 2015

Crónica de la Nueva Edad (27/02/2015)


La costumbre de envolverse en la bandera catalana y denunciar a "los poderes del Estado" como instigadores de procedimientos judiciales e investigaciones acerca de prácticas corruptas o fiscalmente punibles no es privativa de los altos cargos de Convergència. También el president del Barça ha recurrido a esta argucia para provocar adhesiones y presionar, a su vez, a quienes desde las alcantarillas del estado español, es un decir, le persiguen. Y lo sorprendente es lo relativamente bien que les funciona: recaban numerosos respaldos acríticos entre el común sentir (que no es el sentido común, discrepo en ello de mi siempre querido y admirado Jorge Riechmann) de las clases asalariadas (da igual si son medias, proletarias o lumpen porque clases haberlas háylas pero el nacionalismo, como la religión, las atraviesa cómodamente). Este éxito, no es tanto una desagradable muestra de la casi absoluta incompatibilidad entre pensamiento racional y nacionalismo, algo que a estas alturas debería ser más bien evidente, sino un ejemplo de su notable fuerza, de su capacidad de arruinar diferencias de clase y explotaciones diversas y sus riesgos para los proyectos de emancipación humana.

Otro ejemplo lo tenemos en el desinflamiento de la radicalidad izquierdista de las CUP y de su portavoz, David Fernández, a quien no sin razón Pablo Iglesias afeó un abrazo con Artur Mas que simbolizaba la solidaridad por encima de las diferencias de clase en un proyecto más amplio: el nacional. Si bien las CUP siguen gozando de la consideración del que escribe por la coherencia de su proyecto secesionista y su escaso etnicismo, como opción de "izquierdas" van perdiendo credibilidad a pasos agigantados, lo cual no es una buena noticia aunque la izquierda, de por sí, no garantice demasiado cara a la Causa General de la Emancipación pero sí algo más que la llamada "derecha". Y ya que estamos y respondiendo a una pregunta de un amigo secesionista que critica que parezco no mostrar ningún aprecio por los secesionistas (¡como si lo mostrara por los españolistas!): aprecio de ERC la mayor parte de su actual cúpula dirigente que exhibe un secesionismo morigerado y con escasos toques de etnicismo y son capaces de articular un discurso casi imposible que conjuga nacionalismo y ciudadanía; si las bases del partido no fueran tan tremendamente etnicistas en su mayoría, incluso xenófobas, sería probablemente, junto a Podemos, el partido político que me parecería más decente dentro del rechazo general que debe profesarse ante estos grupos de gestión de la explotación capitalista a principios del tercer milenio de la era cristiana. Otra cosa es CiU y especialmente su president, el advenedizo secesionista con ínfulas meisánicas. No aprecio ni a sus cuadros, profundamente conservadores y clasistas, ni, por lo que conozco, a sus bases en las que que al factor étnico y xenófobo se les vincula un catolicismo y un carlismo difícilmente digerible.

Una última nota. Va uno dándole vueltas a si la xenofobia suave, débil, que envuelve algunos sectores del secesionismo es un algo periférico o central y reúne elementos de juicio. En la Televisión Nacional, la empresa Catgas proclama en un anuncio: "A Catalunya tenim una força especial que ens fa arribar més amunt, ser millors, mirar pel que és nostre, perquè som d'una terra amb una energia única" ("En Cataluña tenemos una fuerza especial que nos hace llegar más alto, ser mejores, mirar por lo nuestro, porque procedemos de una tierra con una energía única")...

26 de febrero de 2015

"Medio siglo de oro"


Eduardo Moga es un autor prolífico, desmesurado, incansable diría uno. Cuando todavía resuenan su antología El corazón, la nada y Dices ya tiene nuevo trabajo en el ruedo: una antología de la poesía contemporánea en catalán con el título de Medio siglo de oro que, por correo, comunica que se presentará en Barcelona los días 4 y 5 de marzo.

"Queridos amigos:

La primera semana de marzo se celebrarán en Barcelona dos actos que aspiran a dar cuenta de la aparición de Medio siglo de oro. Antología de la poesía contemporánea en catalán, en la que, como antólogo y traductor, he intentado recoger lo mejor y más significativo de la poesía reciente en catalán.

El miércoles, 4 de marzo, a las 19.00 h., el poeta y escritor Jesús Aguado y yo mismo presentaremos el libro en La Central del Raval (Elisabets, 6). Tenéis toda la información sobre el acto en http://www.lacentral.com/agenda/barcelona/evento/medio-siglo-de-oro-antologia-de-la-poesia-contemporanea-en-catalan-aavv-108008?idm=1.

El jueves, 5 de marzo, a las 20.00 h., cuatro de los poetas antologados -Xavier Bru de Sala, Vicenç Altaió, Ramon Dachs y Susanna Rafart- leerán algunos de los poemas recogidos en la antología en el marco de los encuentros Albor, en el Pipa Club de Barcelona (Plaça Reial, 3). Disponéis asimismo de los datos sobre el recital en http://www.encuentroalbor.com/.

Sería un gran placer contar con vuestra compañía.

Un fuerte abrazo.

Eduardo.


Benvolguts amics:

La primera setmana de març se celebraran a Barcelona dos actes que aspiren a donar compte de l'aparició de Medio siglo de oro. Antología de la poesía contemporánea en catalán, en la qual, com a antòleg i traductor, he volgut recollir el millor i més significatiu de la poesia recent en català.

Dimecres, 4 de març, a les 19.00 h., el poeta i escriptor Jesús Aguado i jo mateix presentarem el llibre a La Central del Raval (Elisabets, 6). Teniu tota la informació sobre l'acte a http://www.lacentral.com/agenda/barcelona/evento/medio-siglo-de-oro-antologia-de-la-poesia-contemporanea-en-catalan-aavv-108008?idm=1.

Dijous, 5 de març, a les 20.00 h., quatre dels poetes antologats -Xavier Bru de Sala, Vicenç Altaió, Ramon Dachs i Susanna Rafart- llegiran alguns dels poemes recollits a l'antologia en el marc dels Encuentros Albor, al Pipa Club de Barcelona (Plaça Reial, 3). Disposeu així mateix de les dades sobre el recital a http://www.encuentroalbor.com/.

Seria un gran plaer comptar-hi amb la vostra companyia.

Una forta abraçada.

Eduardo."

24 de febrero de 2015

Crónica de la Nueva Edad (24/02/2015)


¿Marta Ferrusola es cínica o intelectualmente débil? Cuando El País relata la crónica de su declaración ante la Comisión de Investigación del Parlament, y señala que "Marta Ferrusola, imputada por blanqueo de capitales, ha dicho no recordar cuándo recibió el dinero de su suegro, el padre del expresidente catalán. “Mi memoria es muy pequeña”, se ha disculpado. También ha puesto en cuestión que sus hijos lleven un ritmo de vida elevado y, preguntada, por los coches de lujo del mayor de sus hijos, ha dicho que los pudo comprar porque estaban deshuazados (sic) “y los arregló”, resulta difícil contener la risa pero también el malhumor y el desprecio. Desternillante y, al tiempo, patético y ridículo, sí, pero también preocupante cuando algunos secesionistas obcecados, incluso de izquierdas, la defienden, como al resto del clan Pujol, de la cacería que el estado español ha desatado contra ellos. Eso dicen. Ciertamente algo, o bastante de eso, hay, pero como en el caso de Monedero, ello no cambia demasiado las cosas. A Montoro, independientemente de otras consideraciones acerca de su catadura moral, le asiste la razón en este aspecto específico y concreto y al dirigente de Podemos no. Monedero, ha obrado inmoralmente y le está sobrando soberbia intelectual (él mismo se considera "un intelectual"), como a los Pujol aunque probablemente estos, además, pueden haber actuado delictivamente. Tanto da sí, como es muy probable, el estado español y sus servicios de fontanería están detrás de ambos asuntos: no afecta en nada a la inmoralidad de un comportamiento. Sí, hace semanas que se ha desencadenado una campaña, que a momentos parece orquestada, contra Podemos. Era previsible. No ofrecer un flanco débil, ser inteligentes y combatir la media verdad con la honestidad es la obligación de quienes aspiran a cambiar el actual estado de cosas y en este caso ni Monedero, ni Podemos, han estado a la altura de las circunstancias. A los secesionistas de CiU les está pasando algo parecido. Hace unos meses, un amigo madrileño, de derechas y con buenos contactos, me comentó cuando el asunto empezaba a destaparse: "Roma no paga traidores". Ya. Pues eso.

Lo más lamentable ha sido la actitud servil de muchos patriotas que se consideran de izquierdas. El inefable Vicent Partal, en su crónica, únicamente resalta, con un deje de admiración, orgullo y no quiere uno decir más, el baño que Jordi Pujol Jr. les dio a los parlamentarios. Según él, claro está. Del espectáculo de su padre, poco. Del de su madre, menos aun: "Els diputats hi van acudir gairebé com si fos un tràmit i a davant es van trobar un home plantat que trencava el misteri sobre ell mateix i se'ls anava cruspint l'un rere l'altre, a còpia de dades i més dades, per un costat, i de missatges enverinats per un altre" ("Los diputados acudieron casi como si se tratara de un trámite y enfrente se encontraron un hombre plantado que rompía el misterio sobre él mismo y se los iba comiendo uno tras otro, a base de datos y más datos, por un lado, y de mensajes envenenados por otro"). Orgásmico...

En fin, la familia Pujol se envuelve en la bandera estelada y acude al expediente de la persecución política (que, uno insiste, es muy probable que esté rondando por ahí, lo cual no impide, para los que oíamos desde hace años en la calle los comentarios acerca de las comisiones de la familia, el racismo y clasismo de la augusta señora, los "chanchullos" de los niños, las mansiones, coches de lujo, fiestas de la corte de la familia, etc., una indisimulada satisfacción por ver su situación actual) para justificarse y abrigar, al tiempo, la esperanza de que el pueblo catalán les apoyará en el momento culminante e impedirá cualquier posible castigo de la pérfida España (¿los liberará de una posible Bastilla en Soto del Real?).

Dicho sea de paso, uno es escéptico respecto al desenlace final que los españolistas están dibujando con tanta fruición: creo que ninguno pisará la cárcel aunque no tenga todavía demasiado claro si será porque Catalunya será independiente, por los arreglos que la clase política del estado hará o porque seguro que el señor Pujol tiene, como todos, sus propios dossieres...

23 de febrero de 2015

Uno recomendaría (16/02/2015-22/02/2015)


Uno recomendaría, entre sus lecturas de esta semana y tras tantos días de fiebre y cama:

"Deberes y desigualdad. Algunas consideraciones" de Alberto Royo, que ha vuelto a la actividad en su cuaderno lo cual es una estupenda noticia.


"Lo que ocurre con los deberes, en fin, es un síntoma de lo que está ocurriendo en la enseñanza, de lo que está ocurriendo en nuestra sociedad. Por un mal entendido igualitarismo, por una mala concepción del bienestar personal o por intereses puramente comerciales, queriendo ser iguales nos estamos convirtiendo cada vez en más desiguales. Y si no cambiamos la trayectoria, las consecuencias pueden ser preocupantes."

21 de febrero de 2015

Algunas observaciones en torno a la "sociedad del espectáculo" (II)


¿Nos alojamos en “la” sociedad del espectáculo o en “una”? ¿Es el espectáculo una característica propia de nuestras organizaciones sociales o acompaña al homo sapiens desde que tenemos constancia escrita de algunos de sus avatares?

Se podría avanzar que, en cierto sentido, toda sociedad lo es del espectáculo: de la representación, de la ficción, de la puesta ante la vista, de la escenificación, del espejo. ¿Mitos, sacrificios, oráculos, misterios, pinturas rupestres no son acaso espectáculo?

Pero si en todo grupo social hay espectáculo, ¿nada distingue el espectáculo del nuevo milenio de los espectáculos anteriores?

Mostrar que en todo agregado humano hay espectáculo no aplana las especificidades, las discontinuidades, las diferencias, en una gran carretera planetaria: entre el teatro de los antiguos griegos y los rituales chamánicos y los programas de televisión o el cine hay líneas de continuidad pero también fisuras, desniveles, rupturas.

19 de febrero de 2015

Crónica de la Nueva Edad (19/02/2015)


Estas últimas semanas se está abriendo camino un cierto temor al encallamiento, cuando no embarrancamiento, del "proceso" en las esferas de bastantes medios digitales secesionistas. La búsqueda de "culpables", de enemigos internos o quintacolumnistas está frecuentando las cartas a los directores, comentarios y notas diversas de cuadernos de bitácora mientras que, al mismo tiempo, abundan las apelaciones a la unidad ante la "oportunidad histórica". Se diría que el entusiasmo, aunque sigue siendo dominante en el movimiento, está teniendo que soportar la aparición en su tranquila superficie de explosiones de ira, decepción o desmoralización. Los medios más oficialistas, incluida la Televisión Nacional, van dejando espacio a la discusión y evaluación timorata todavía de una tesis que hasta ahora había sido negada y silenciada: la división del país en dos mitades. Sigue siendo una simplificación grosera (cuanto menos habría que pensar en cuatro grandes grupos: secesionistas, unionistas, españolistas y apáticos u hostiles al "problema nacional") pero al menos tiene la virtud de acercar el voluntarismo secesionista un poco más a la realidad. Darse cuenta de que, en el mejor de los casos, entre 1,8 y 2 millones de catalanes pueden ser partidarios de la secesión, es preferible, cara a una optimización de sus posibilidades de éxito que fingir que esa minoría mayoritaria es la absoluta mayoría de los ciudadanos catalanes.

Con todo, esta tímida aproximación de la Televisión Nacional a su perdido y añorado carácter Público no compensa el asfixiante onanismo de que sigue haciendo gala. Estos días de enfermedad uno ha roto su solemne voto de abstención de los medios nacionales catalanes: están por ver sus efectos secundarios. Dos ejemplos. Se ha estrenado hace poco un programa con un título delirante "Com som els catalans?" y contenidos más alucinatorios todavía. Así, para determinar esa modalidad del ser de los catalanes, su quiddidad, sus atributos esenciales, se recurre a pseudoencuestas con preguntas del estilo "Quin percentatge de catalans i catalanes fan l'amor amb el llum apagat? Quin percentatge de catalans i catalanes han visitat la Moreneta a Montserrat? Qui s'estimen més, el catalans: Cristiano Ronaldo o José Ignacio Wert?". Un ejercicio de autosatisfacción tan grosero que sonroja. Otro programa, ya más antiguo, recorre pueblos minúsculos y singulares de nuestra querida Catalunya y concluye inevitablemente con un "Sou molt bona gent!". Es como estar viendo las danzas regionales y el costumbrismo de la Televisión española de los setenta...

Por cierto, ahora recuerda uno que esta pulsión onanista, soterrada y combatida por éxito por unos profesionales en los que dominaba una cierta concepción de la profesión periodística casi cosmopolita y un cierto complejo provinciano, del que ahora los medios secesionistas gritan sin denuedo que había que huir, siempre ha recorrido la programación televisiva catalana. Hace unos años, ante mi perplejidad, en un programa dedicado a determinar, mediante votación popular, la mejor canción de la historia, el público votó masivamente Paraules d'amor de Serrat (que, además, no es precisamente una pieza que a uno le agrade demasiado) por delante de My Way, Yesterday, Hey Jude o Like a rolling stone... Lamentable. Uno creyó que se trataba de un accidente, de algo propio de la "España cañí del eterno robo de Eurovisión" emulado por los productores televisivos del Principado pero que no tendría continuidad y se agotaría en su carácter episódico.

Me equivocaba...

17 de febrero de 2015

Algunas observaciones en torno a la "sociedad del espectáculo" (I)


¿Vivimos, los occidentales del siglo XXI, según la temporalización cristiana, en la “sociedad del espectáculo”? O, más modestamente, ¿tal vez en “una”? ¿No habitaríamos más bien en una “sociedad de la información” (o “informacional”)? ¿O en una sociedad “poscapitalista” o “capitalista tardía” o “posimperialista”? O, más aun, ¿en una “sociedad líquida”? Para no hablar de una “sociedad posmoderna” o una “sociedad red” o una “sociedad del riesgo” o...

La elusividad de lo complejo se aviene mejor con la concurrencia que con la exclusión: cuando los elementos que se describen no pueden ser relacionados únicamente por pares o aislados uno a uno, acostumbra a ser más útil utilizar diversos enfoques que circunscribirse a uno sólo, lo cual no quiere decir que todos sean igualmente aceptables o convenientes.


Como si fuera una partícula, la sociedad se comportaría de una manera u otra dependiendo del instrumental usado: se dejaría ver como Imperio o Espectáculo, como Capital o Red. Pero de la misma forma que una partícula no varía su comportamiento si se utiliza como medio una lupa de cinco aumentos o las cartas del Tarot como medio de descripción, el objeto “sociedad” no se modifica, ni puede ser observado como tal, valiéndose de la Tabla de los elementos o las Leyes de Stenon. Concurrencia, proliferación, multiplicidad no quiere decir ni síntesis, ni mezcolanza, ni cóctel donde “todo vale”.

Por ello, puede que sí que, en cierto modo, vivamos tanto en “la sociedad del espectáculo” como en esas otras sociedades.

15 de febrero de 2015

Crónica de la Nueva Edad (15/02/2015)


Tras seis días consecutivos en el tiempo de la fiebre, un tiempo simultáneo en el que lo heterogéneo puebla una líquida homogeneidad y el espacio se ensancha y descategoriza hasta parecer puro desierto, parece que la convalecencia empieza a ser lo suficientemente creíble como para que pueda volver al espacio-tiempo en el que suele uno habitar y seguir, a trompicones, este cuaderno. Dejo ahora la entrada que tenía prácticamente acabada cuando la gripe hizo de las suyas:

"Puede que no les falte algo de razón a los españolistas (los unionistas parecen más prudentes) cuando se frotan las manos ante lo que juzgan declive del ímpetu secesionista. Parece, a pie de calle, que su entusiasmo esté en un momento crítico y haya perdido un poco de vigor porque el movimiento esté aquejado de disensiones cuya profundidad no es, todavía, fácil evaluar. Estas tensiones se expresarían nítidamente en la "puñalada" que ERC, sabiamente, ha asestado a CiU al pedir la comparecencia del president ante la comisión de investigación del "caso Pujol". Inesperado, aunque ambos partidos hayan limitado la penetración de la cuchillada al acordar in extremis que declare antes que Pujol y su familia, ERC no tenía mucha más opción sino quería aparecer en tanta connivencia con los chanchullos convergentes como para que finalmente se convirtiera en la copia del original cuando su éxito se sustenta en mantener su patente de autenticidad original frente a los advenedizos, y poco fiables, seguidores de Mas. Si los secesionistas de ERC tienen la posibilidad de inclinar el fiel de la balanza a su favor en las próximas elecciones para jugar su muy arriesgada apuesta (con los datos que uno tiene a la vista hasta ahora, perdedora pero, por su carácter maximalista, capaz de obtener un triunfo más rotundo que el que se adivina con la gradualidad de CiU) deberían continuar escurriéndose del "abrazo del oso".

Aislándonos por un momento de la coyuntura internacional y de la correlación de fuerzas con el estado español, la vía escogida por los republicanos de proclamar la independencia tras el más que previsible triunfo electoral de las fuerzas secesionistas (el cual ya se está tratando de deslegitimar desde los medios de comunicación españoles sin excepción) para redactar una Constitución cuya ratificación sancionaría la voluntad de ser independiente del pueblo catalán, ofrece más posibilidades de éxito que un referéndum real sobre la independencia visto el 9N y el estancamiento de la minoría absolutamente mayoritaria secesionista. En privado, mis conocidos republicanos admiten que el referéndum podría perderse por un margen mayor del que auguran los sondeos de opinión. Por otra parte, muchos dirigentes de la formación parecen creer que la irrupción de Podemos, a la que la prensa secesionista radical ya califica, sin tapujos, como "lerrouxistas", no alterará lo suficiente la mayoría parlamentaria secesionista: cuentan con que la CUP mantendrá cautivo un voto que podría desplazarse hacia los de Pablo Iglesias. Declarada la independencia y redactada la Constitución sería difícil perder una consulta sobre un texto previsiblemente ambiguo, una Declaración de Intenciones tan formal que casi cualquiera podría rellenarla con sus variables específicas, y que se prestaría a la desmovilización de los reacios a la "ruptura con España" al huir explícitamente del "tema". El problema es, por supuesto, España y el resto de Europa pero eso se deja para después confiando en "pragmatismos", "realismos" y otros "ismos" que no acaban de concordar demasiado con la experiencia histórica.

De todas formas, aparte de las luchas internas, el peligro para el secesionismo también tiene que ver, en el futuro más inmediato, con el posible éxito electoral de la coalición Guanyem Barcelona, de la que un tanto penosamente se han desmarcado las CUP anteponiendo, definitivamente, el interés nacional al "de clase". Conoce uno a varios secesionistas, entre ellos votantes de las CUP, que han manifestado su intención de votarles. También me consta que algún españolista, unionistas e incluso libertarios quieren "ventilar" el Ayuntamiento de Barcelona votándoles. Si logran un resultado brillante, el vaticinio de los republicanos sobre la incidencia de los herederos del 15M en las elecciones de septiembre podría revelarse poco acertado y dar al traste con su estrategia sobre la que está pivotando su alejamiento del president.

Tal vez tengan que aceptar, al final, su abrazo..."

4 de febrero de 2015

"Amar a un extranjero"


Por correo electrónico, Agustín Calvo Galán me invita a la presentación de su último poemario, Amar a un extranjero, galardonado con el XI Premio César Simón de poesía. El acto tendrá lugar el próximo martes 17 de febrero en Barcelona, en La Central del Raval (Elisabets 6) a las 19:00. Espero poder pasarme. Aunque conseguí aparecer en la última de Eduardo Moga me perdí la de María Jesús Silva, con lo cual sigue uno sin estar a la altura de sus propias expectativas¡ no digamos las de los demás...

3 de febrero de 2015

Brady y McMahon casi treinta años después


La madrugada del domingo uno estuvo cerca, por un momento, de recobrar ese tiempo perdido que creía haber recuperado Proust. 29 años después de que mi amigo Rais me aficionara al futbol americano quizás para siempre, volví a ver en directo una Super Bowl. En estas casi tres décadas todas las vistas lo fueron en diferido: al día siguiente, dos días después o incluso una semana pero jamás en vivo.

El 26 de enero de 1986, en el Superdome de New Orleans, un gigantesco estadio cubierto, se celebró la vigésima Super Bowl que TVE retransmitió en directo. Rais me invitó a ver el partido en el diminuto piso que sus padres tenían en el inicio de la Ronda de General Mitre, justo enfrente del antiguo campo de fútbol del RCD Español. Si no recuerdo mal, estábamos leyendo y analizando los Manuscritos de Marx en la edición de Alianza y nos veíamos en su casa con algo más de frecuencia que en el curso anterior, marcado por una recién entablada relación sentimental de la que uno no guarda buen recuerdo ni con tantos años de distancia. Sobre la una empezó el partido y aquellos Chicago Bears que arrasaron a los Patriots por 46 a 10 nos conquistaron. En aquel equipo, retrospectivamente, quizás creyera ver no sólo la cosmopolita aspiración a superar la distancia respecto a la provinciana España y la tediosa Barcelona sino también una suerte de síntesis entre una superficialidad apolínea (el quarterback McMahon con sus muñequeras, cintas y blancos aditamentos varios, el elegante corredor Walter Payton o el espigado receptor Willie Gault - un antiguo vallista que había sido medalla olímpica pocos años antes - ) y algo dionisíaco (la memorable y corpulenta defensa de Mike Singletary, Richard Dent, Dan Hampton o la "Nevera" Perry) que, desde entonces, acompañó - irreflexivamente primero y reflexionadamente después - mi gusto por este espectáculo.

Afortunadamente, el tiempo lo ha despojado de mitología y retórica convirtiéndolo en un simple refuerzo estético con el que, en la mitad final de la vida, uno trata de mitigar el desgaste que el paso del tiempo y su acabamiento inflinge.

P. S: Podría decir que la victoria de "Apolo" Brady el domingo en Arizona en la Super Bowl XLIX me devolvió aquella noche pero, francamente, no fue así. Trajo un hermoso recuerdo pero bien acompañado de la evidencia del tiempo pasado e irremediablemente perdido.

Sí bueno... Pero al fin y al cabo ganó Brady.

2 de febrero de 2015

Uno recomendaría (27/01/2015-02/02/2015)


Uno recomendaría, entre sus lecturas de esta semana:


"'Atila. Un escritor indescifrable'", de Javier Serena" de Victor Balcells.

"Hace unos meses publicamos una reseña dedicada a un autor joven español. Puesto que conocemos las suspicacias que dominan el mundo de los blogs de crítica en Internet, nos propusimos escribir reseñas ceñidas estrictamente al texto que ofrecieran información técnica y contextual para los lectores y que evitaran, en la medida de lo posible, las grandilocuentes afirmaciones-sin-argumentar que suelen prodigarse en otros blogs de crítica (y en la prensa escrita, como es notorio), y que lo único que consiguen es acrecentar la impresión de sospecha conspirativa en los lectores de nuestro ámbito geográfico y desprestigiar a los propios autores, muchas veces, de manera injusta. Creemos que esa predisposición hacia el recelo por parte de los lectores no está injustificada. Pero también creemos que es posible invalidarla y anularla ofreciendo únicamente, en contrapartida, coherencia y sentido común..."


31 de enero de 2015

De nuevo una Super Bowl susceptible de ser idealizada


Tras dos años de finales de la Liga de Futbol Americano, de Super Bowl, imposibles de idealizar y embellecer bajo el esquema que uno más aprecia cuando se trata de este deporte, la dualidad entre lo apolíneo y lo dionisíaco (que intenté explicar en su momento en los comentarios "Nietzsche en Indianápolis I y II"), vuelve la oportunidad de ver la final de este año entre los eternos Patriots de Brady y los vigentes campeones, los Seattle Seahawks, a través de ese prisma y contemplarla como un instante más de la lucha entre estos dos pathos, y ethos, mediante los que Nietzsche caracterizó, simplificando, la cultura occidental: Apolo y Dionisos.

Es cierto que el enfrentamiento entre el pulcro y bello Tom Brady y sus blancos y limpios receptores (el gran tight end Gronkowski o los wide receivers Edelman y Amendola, LaFell sí que es afroamericano) y los musculosos, exhibicionistas, tatuados, afroamericanos y rastafaris defensas de Seattle, Richard Sherman, Earl Thomas o Kam Chancellor, podría leerse desde el modelo del conflicto racial, desde la oposición estética, desde la simple y puramente técnica oposición entre la defensa de los campeones y el ataque de los Patriots, o desde la perspectiva de la diferente extracción social (Tom Brady, por ejemplo, estudió en la High School Junípero Serra, un centro católico privado sólo para chicos, mientras que Richard Sherman o Kam Chancellor, defensas de Seattle, estudiaron la secundaria en centros públicos) pero ninguna de estas estilizaciones, con ser adecuadas y oportunas, le resultan a uno tan gratificantes como la de ver (idealmente claro) a "Apolo" Brady, el falo enhiesto, el mariscal al mando, el macho en busca de sus subordinados que recogerán la pelota y evitarán el desparramamiento del semen, el sol, la capital, el Dios, firme tras sus esclavos protectores, inmóvil, faro de luz en noche de tinieblas, enfrentado a los agresivos, musculosos, salvajes, exhuberantes y malversadores de esperma, defensas de Seattle aun más atlética y dionisíacamente prototípicos que mis queridos Giants. Será, nuevamente, el enfrentamiento de la sequedad contra la liquidez, de la forma contra la confusión, de la línea contra la mancha, de la limpieza contra la suciedad, del estilo contra la fuerza pero esta vez, sin que sirva de precedente (¿o sí?) mis esperanzas irán con Apolo y no con Dionisos.

Está claro que uno se hace viejo...

29 de enero de 2015

Acerca de la conmemoración de "Auschwitz"


En el aniversario de la liberación de Auschwitz, aparte de las consideraciones filosóficas sobre el mal, la responsabilidad, la justicia, la moralidad, Occidente, etc. que siempre son pertinentes y no dejan de venir al caso, lo que más le ha interesado a quien escribe, entre lo que ha leído, es el artículo de Rafael Poch "Auschwitz y la 'Ostpolitik' de Bruselas". Un excelente análisis de la reescritura del símbolo "Auschwitz" en la "Europa democrática"(y, por supuesto, en su aliado transatlántico).

28 de enero de 2015

Moralidad y hostilidad (Catafórica I)


Cada día está uno más convencido de que el hostil a la moralidad hace de la necesidad virtud mientras que el que aspira a conducirse éticamente, por contra, intenta hacer de la virtud necesidad.