5 de febrero de 2017

Microcríticas (6)

Patria. Fernando Aramburu.
No hay equidistancia en esta novela. El punto de vista partir del cual se ordena la descripción del conflicto vasco es el de las víctimas del terrorismo de ETA. No se le debe reprochar nada a esta elección pero que la víctima, el empresario asesinado, sea tan ejemplarizantemente bondadoso puede producir, en más de una ocasión, una cierta incomodidad. Asimismo, si los episodios de las torturas de la Guardia Civil y la vida del preso etarra hubieran sido situadas antes en la secuencia narrativa, seguramente hubieran producido otra impresión: no es lo mismo leer acerca de los malos tratos infligidos a un colaborador del asesinato tras docenas de páginas dedicadas a narrar el sufrimiento de la familia del asesinado que hacerlo de buenas a primeras. Lectura insólita de El Capital de Raúl Guerra Garrido destaca aun más sobre el fondo de esta novela.

Nota: estas líneas son una coda a estas otras de Pablo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada